Connect with us
Cómo hacer un presupuesto #finanzaspersonales #exitopersonal #dinero Cómo hacer un presupuesto #finanzaspersonales #exitopersonal #dinero

Dinero e Inversiones

Cómo hacer un presupuesto

El presupuesto será tan útil y bueno como tú decidas que sea.

Publicado

el

Hacer un presupuesto puede ser un dolor de cabeza, especialmente si no te gustan los números. Sin embargo, coincidirás con nosotros en que si estás dispuesto a emprender tienes que tragar grueso y hacerte responsable. Y es que un presupuesto se come como se come un elefante, un mordisco a la vez. No persigas el ideal de enamorarte súbitamente de las matemáticas ni de convertirte en un pro de las cuentas. ¿Cómo se hace un presupuesto?

¿Qué es un presupuesto?

Es un plan. Así de sencillo. No es una barrera de contención para los gastos ni es una manera de fabricar dinero. Es un plan. Y será tan útil y bueno como tú decidas que sea. Si tienes que justificarlo en pocas palabras, dilo así: un presupuesto es el plan de lo que entra y de lo que sale.

Para que un presupuesto tenga éxito debes seguir dos normas fundamentales. Primero, sé consistente. Verás los beneficios del presupuesto en tus finanzas si lo haces mes a mes. Segundo, sé responsable. Si eres preciso y consistente con tu presupuesto pero te das “gusticos” fuera del plan cada semana, no verás los resultados. Ahora sí, comámonos el elefante.

Cinco pasos para hacer tu presupuesto

Paso 1. Haz una lista de tus ingresos. Ingreso es cada centavo que planeas tener durante el próximo mes. Todo lo que planeas ganarte entra en este primer paso. ¿Traduces documentos en tu tiempo libre o haces Rappi para irte de vacaciones a la Riviera Maya en diciembre? Todo eso califica como Ingreso.

Si tienes ingresos variables, revisa tus entradas de los últimos seis meses y escoge el mes de menor ingreso como referencia base para hacer tu presupuesto. Si la situación mejora, tendrás margen para hacer ajustes. ¿Estamos de acuerdo que es mejor hacer ajustes con lo que tienes que con lo que te falta?

Paso 2. Haz una lista de tus gastos. Ahora que ya sabes cuánto entra, es momento de saber cuánto sale. Una sugerencia para gente pro: aparta el 10% de tu ingreso para darlo a otros. La generosidad siempre te pondrá en una mejor posición para prosperar.

Con el 90% que tienes, enlista los gastos de cuatro grandes áreas: Vivienda, servicios, comida y transporte. Los montos de estas cuatro áreas deberían ser fijos cada mes. En el caso de aquellos donde los montos son variables como la electricidad, fíjales un tope. Así mismo con lo comida y la gasolina. 

Paso 3. Réstale los gastos a tus ingresos. ¡Es momento de sacar la calculadora! Aquí pueden pasar tres cosas. La primera es que luego de hacer la resta todavía tengas dinero disponible. Antes de celebrar, pregúntate, ¿eso es real? ¿Está ocurriendo así? En caso de que la respuesta sea No, revisa de nuevo las cuentas. Si la respuesta es Sí, ¿qué estás haciendo con ese dinero? 

La segunda opción es que el resultado sea cero. A esto se le llama presupuesto-base-cero. Un presupuesto-base-cero significa que le diste un destino a cada centavo: Generosidad, ahorros, pago de deudas y gastos. 

Y la tercera opción es que el resultado sea negativo. O sea, estás gastando más de lo que estás recibiendo. En este caso la pregunta es: ¿de dónde está saliendo ese faltante? ¿Te estás endeudando sistemáticamente? En este artículo no vamos a profundizar sobre este tema pero ya puede ser un gran paso que tengas a la vista la cantidad que estás sumándole a tu deuda cada mes. Solo hay dos maneras de resolver esto: aumentando tus ingresos o reduciendo los gastos. Y como es mejor que comiences con lo que tienes, regresa a tu lista de gastos y decide dónde vas a recortar.

Paso 4. Hazle seguimiento a los gastos. Tu mayor problema no es el dinero que entra sino el que sale. Por alguna razón que desconocemos, somos mejores llevando la cuenta de lo que entra en vez de lo que sale, pero el agujero está en la salida. Así que para ayudarte con esto te recomendamos que durante un mes entero tomes nota —y guardes los recibos—de cada gasto que hagas. Y hacemos énfasis en esto: de cada gasto. A final de mes, reúne todos los recibos, haz la suma y regresa a tu lista de gastos (Paso 2) a ver si los números coinciden. Esta puede ser una sesión de trabajo un poco dolorosa pero piensa que es como una vacuna: duele pero es necesaria.

Paso 5. Haz un nuevo presupuesto antes de que comience el próximo mes. Con los cuatro pasos anteriores has reunido mucha información valiosa. Ahora, con todo lo que sabes haz los ajustes necesarios y detalla un nuevo presupuesto. Toma en cuenta el orden que propusimos en el paso tres:

a) Sé generoso.
b) Ahorra.
c) Paga deudas.
d) Vive con el resto.

Hacer un presupuesto mensual tiene muchos beneficios, entre ellos contribuye con tu paz mental y te permite mirar con claridad hacia el futuro. Un emprendedor es en esencia un líder que resuelve problemas, ¿por qué razón dejaría por fuera el tema financiero?

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Dinero e Inversiones

Glosario indispensable sobre finanzas para inexpertos (II)

Publicado

el

glosario de terminos financieros para emprendedores

Hace algunos meses escribimos nuestro primer glosario de conceptos y términos financieros para emprendedores a fin de enriquecer los conocimientos de nuestros lectores sobre este aspecto de sus negocios.

En esta oportunidad, hemos decidido ampliar este glosario para incorporar otros conceptos con los que seguramente te toparás durante tu trayectoria en el mundo de los negocios y las inversiones.

A continuación, te presentamos la segunda parte de nuestro glosario indispensable de finanzas para inexpertos con 10 nuevos conceptos para que continúes aprendiendo de la mano de Todalia.

Glosario de Términos Financieros para Emprendedores Parte II

Costos variables y fijos: Los costos de las empresas se dividen en dos tipos, variables y fijos. Los costos variables son aquellos que fluctúan conforme la producción y las ventas suben o bajan. Mientras tanto, los costos fijos se mantienen relativamente inmóviles sin importar el comportamiento de los factores mencionados previamente.

Gastos operativos: Los gastos operativos son aquellos necesarios para mantener el negocio en funcionamiento. Esto incluye al personal de ventas y administrativo, los gastos de mercadeo, las comisiones por venta, y los alquileres, entre muchos otros items.

Márgenes de ganancia: El margen de ganancia de un producto o negocio se determina al restar los costos y gastos del monto vendido para luego dividir el resultado entre las ventas netas. Estos márgenes se reflejan como un porcentaje y mientras mayor sea mejor ya que esto indica que el negocio está ganando más por cada dólar o peso vendido.

Línea de crédito: Una línea de crédito es un préstamo flexible otorgado por una entidad bancaria que te permite sacar parte del dinero y pagarlo de forma periódica conforme el negocio vaya requiriendo dicho capital.

Ciclo de caja o efectivo: El ciclo de efectivo es el número de días que le toma a un negocio recibir de regreso el capital que invirtió en la producción o comercialización de un producto o servicio. Inicia con la compra de la materia prima y termina con la cobranza de las ventas. Mientras más corto sea el ciclo, el negocio producirá mayores rendimientos sobre su inversión durante un mismo período.

Descuento por pronto pago: En el ámbito industrial, los descuentos por pronto pago son muy frecuentes y se otorgan a los clientes que deciden pagar de contado o en un plazo menor al esperado. Estos descuentos se expresan como un porcentaje que se reduce del monto total de la factura excluyendo los impuestos.

Costo de capital: cuando el negocio requiere una inyección de capital, esta puede realizarse a través de un préstamo bancario u otro tipo de deuda o a través de la venta de acciones o de la inyección de dinero de parte de un socio. Sea cual sea el método, este capital tiene un costo. En el caso de los préstamos, el costo será la tasa de interés anual del mismo mientras que el costo del capital de inversionistas o socios se define como la tasa de retorno mínima anual que ellos demanden.

Depreciación: Los activos fijos de un negocio, e incluso el inventario en algunos casos, se deprecian con el paso del tiempo o a raíz de eventos de fuerza mayor. En el caso de los activos fijos, la depreciación es un monto que se deduce de forma mensual del costo base de estos activos para reflejar su deterioro natural. Los contadores emplean diversos métodos para estimar la vida útil de los activos y en base a ello fijan el monto que se deducirá de su valor de forma periódica.

Capital de trabajo: el capital de trabajo es un concepto amplio que va desde la liquidez disponible del negocio para realizar diversos pagos al resultado de deducir los pasivos corrientes o circulantes de los activos circulantes. Este monto refleja cuanto dinero dispone la empresa en un momento dado para asumir nuevos compromisos financieros y también es un buen indicador de la solvencia del negocio a corto plazo.

Tasa de retorno o período de recuperación: la mayoría de los inversionistas desean conocer cuanto tiempo les tomará recuperar el capital que han puesto en un negocio dado. Este período se conoce como la tasa de retorno y generalmente se mide en meses o años. Mientras menor sea la tasa de retorno mejor ya que le tomará menos tiempo al inversionista recibir de vuelta el capital que ha arriesgado.

Esperamos que esta segunda parte del glosario haya sido valiosa para enriquecer tus conocimientos sobre temas financieros de tu negocio. Pronto seguiremos compartiendo contigo más sobre este fascinante tema. Hasta la próxima!

Continuar Leyendo

Dinero e Inversiones

5 Tips Para Elaborar Proyecciones Financieras Para tu Negocio

Publicado

el

proyecciones financieras

Al inicio de cada año, muchos emprendedores realizan proyecciones financieras para tener una mejor idea de cómo podrían verse las finanzas de sus negocios al cierre del ejercicio fiscal.

Esto es una práctica sumamente positiva ya que permite establecer objetivos, determinar posible necesidades de financiamiento, y motivar a todos los miembros del equipo a trabajar duro para alcanzar las metas trazadas.

Si eres dueño de un negocio en marcha o estás en proceso de desarrollar una idea, tú también puedes elaborar proyecciones financieras a fin de estar preparado para cualquier eventualidad y para tomar decisiones con mayor rapidez conforme el año avanza.

A continuación, compartimos contigo 5 recomendaciones para elaborar proyecciones financieras de calidad profesional para tu pequeña o mediana empresa.

#1 – Incorpora múltiples escenarios

Las proyecciones financieras de alto nivel consideran múltiples posibles escenarios para las diversas variables que afectan el desempeño económico de la empresa. Algunas de estas variables son el porcentaje de crecimiento de ventas, los márgenes de ganancia y los gastos generales.

Como primer paso para elaborar tus proyecciones financieras, puedes contemplar tres distintos escenarios (pesimista, base y optimista). A través de estos escenarios puedes evaluar que tanto podrían variar los resultados anuales dependiendo de como estas variables se comporten.

Este es un ejemplo de como pueden verse tres escenarios diferentes para un mismo negocio:

  1. Escenario pesimista (bajo crecimiento de ventas, márgenes de ganancia reducidos).
  2. Escenario base (crecimiento y márgenes de ganancia en línea con el promedio histórico).
  3. Escenario optimista (crecimiento y márgenes de ganancia por encima de la media).

#2 – Reconoce las variables inciertas y predecibles

Al momento de proyectar los resultados de tu negocio para el año, te encontrarás con que algunas variables son difíciles de predecir.

Sin embargo, otras son mucho más predecibles como el número de personal que debe ser contratado o el costo del alquiler de las oficinas, almacenes y otros espacios.

Las variables impredecibles se modelan en base a los escenarios establecidos en el paso anterior mientras que las predecibles se pueden estimar usando datos de años anteriores.

#3 – Usa toda la data histórica disponible

Si tu empresa tiene tres o más años en operación seguramente tienes una buena cantidad de datos históricos a tu disposición sobre las ventas, nómina o gastos generales.

Toda esta data te permitirá identificar patrones para elaborar proyecciones financieras más precisas.

Por ejemplo, si los costos directos han aumentado históricamente 1% por cada 2% que se incrementan las ventas, lo más probable es que esta tendencia continúe en los próximos años.

#4 – Ten en cuenta tus necesidades de financiamiento

Siempre que se realiza una proyección que involucre una fluctuación en las ventas (positiva o negativa), debes considerar que esto tendrá un impacto en las necesidades de financiamiento de la empresa.

Las empresas que venden productos usualmente deben incrementar su inventario o capacidad instalada para vender más mientras que las empresas de servicio necesitan expandir su infraestructura para lograr el mismo objetivo.

Debido a que estas inversiones representan un desembolso de efectivo, tu empresa requerirá mayor capital para lograr su meta de incrementar los ingresos por venta.

Con ello en mente, debes incorporar en tus proyecciones las posibles necesidades de capital y la forma en que la empresa pretende asegurar esa liquidez adicional ya sea a través de préstamos bancarios, ganancias retenidas o inyecciones de capital de parte de los socios.

#5 – Sé realista

En el ámbito de las proyecciones financieras, es mejor ser conservador que muy optimista dado que esta última actitud puede llevarte a tomar decisiones equivocadas en términos de inversión y manejo de costos.

Te animamos a que pongas estas recomendaciones en práctica al momento de desarrollar las proyecciones de este año para tu negocio este año y te invitamos a continuar leyendo más contenido sobre emprendimiento y negocios en el resto de las secciones de nuestra web Todalia.

Continuar Leyendo

Dinero e Inversiones

NFT para principiantes

Los NFT no son una tendencia, es el futuro tocando a tu puerta.

Publicado

el

Qué son los NFT

¿El dibujo de una roca puede venderse en 250.000 euros? Sí. Eso es lo que está ocurriendo con los NFT. Y antes de que te escandalices —con toda la razón— te traemos algunas claves para que comprendas de qué va esto. Los NFT no son una tendencia, es el futuro tocando a tu puerta.

Para comprender que son los NFT hay que conocer qué son los bienes fungibles. Un bien fungible es aquel que se desgasta por su uso. Por ejemplo, si compras un microondas tienes un bien fungible. Con el tiempo se va desgastando, envejeciendo y en algún momento será inservible. 

Por el contrario un bien no fungible es aquel que no puede ser sustituido por otro igual. Por ejemplo, nunca habrá otro Guernica de Picasso. Pueden imitarlo o copiarlo, pero siempre habrá un solo Guernica. 

El ‘Guernica’, expuesto en el Museo Reina Sofía. EFE

¿Entonces qué es el dinero común y corriente? El dinero es un bien fungible. Existen miles de billetes de 100 dólares y todos valen lo mismo. Además, cada billete tiene una vida útil y eventualmente saldrá de circulación porque se ha deteriorado. 

Otro concepto indispensable para entender qué es un NFT es el token. ¿Recuerdas cuando ibas a los centros de entretenimiento y en la taquilla pagabas dinero para que te dieran unas “monedas” que introducías en las maquinitas? Esas “monedas” se llaman Token. Ocurre lo mismo en los casinos. Vas con las fichas a la caja y te las cambian por dinero.

Eso quiere decir que ese lugar le ha asignado un valor a la ficha. Fuera de ese lugar la ficha o moneda no vale nada pero adentro tiene mucho valor.

¿Qué son los NFT?

Non Fungible Token. O sea, un token no fungible. En otras palabras, fichas únicas y originales que tienen un valor determinado dentro de este negocio.

En caso de que te estés preguntando si un NFT es equivalente a una obra de arte te estás haciendo la pregunta correcta. Existen obras de arte digitales únicas que se están comercializando y los precios son tan bajos como centavos de dólar y tan altos como varios millones de dólares. Y como todo está ocurriendo en el entorno digital, es normal que las monedas de intercambio sean criptos.

Qué son los NFT

Al NFT se le asigna un certificado de autenticidad digital que está constituido por una serie de metadatos que no se pueden modificar. En estos metadatos se garantiza su autenticidad, se registra el valor inicial y todas las adquisiciones o transacciones, así como su autor.

Esto significa que si adquieres un contenido digital tokenizado con NFT, siempre habrá evidencia de su primer valor y el precio al que lo compró. Es como comprar el Guernica y que el lienzo por detrás tenga la información sobre cuál fue su primer precio, cuántas veces ha estado en un proceso de compra/venta y cuál ha sido su precio en cada operación.

¿Por qué hay NFT tan costosos?

La razón es el libre mercado y sus expectativas. Hay quienes creen que determinado NFT va a alcanzar un precio alto en el futuro y deciden invertir en él. Pero también hay un mercado dinámico y más terrenal. Por ejemplo, hay diseñadores de modelos 3D que tokenizan sus creaciones y las colocan en el mercado para que otros las compren. ¿Ellos pudieran vender sus productos digitales de la manera tradicional? Claro que sí. Sin embargo, por el hecho de que cada obra tiene una identificación digital invariable y rastreable, los nuevos dueños tienen la garantía de que nadie más tendrá una obra igual a menos que el diseñador haya anunciado que creó un número finito de ellas. 

Por ejemplo. Un diseñador industrial puede crear una silla con un software y tenerla lista solo para enviarla a producción. Sin embargo, la tokeniza y la coloca a la venta. Un fabricante de sillas puede comprarla y saber si ha comprado un diseño único (cosa que le costará caro) o el diseñador está vendiendo 100 diseños como ese (y por lo tanto comprará más barato).

Así se ve el futuro

Decir que los NFT están tocando a tu puerta no es palabrería. Lo que va a ocurrir muy pronto es que aquellas cosas que vas a comprar y no quieres que haya otro igual van a estar bajo este modelo. Por ejemplo, los tickets de estacionamiento, las entradas a conciertos o los certificados de nacimiento. 

Esto no está ocurriendo aún porque este mercado está esperando por la masificación de otro: las criptomonedas. Y todo es cuestión de tiempo. 

Continuar Leyendo

Tendencias