Connect with us
4 maneras de invertir en ti mismo 4 maneras de invertir en ti mismo

Modo Emprendedor

Conoce el mejor lugar para invertir

Aunque no lo creas, invertir en ti mismo es lo mejor que puedes hacer para tu crecimiento y el de tu emprendimeito

Publicado

el

Como emprendedor, lo más probable es que tu concentración e inversión esté en el negocio. En que los procesos estén bien, que todo vaya funcionando, que los clientes sean bien atendidos y que haya ventas. Y todo eso está bien, pero no puedes olvidarte de pensar e invertir en ti.

¿En serio? Sí, la mejor inversión que puedes hacer está en ti mismo porque de todo se puede aprender y así tu emprendimiento caminará siempre hacia adelante.

4 maneras de invertir en ti mismo
Aunque no lo creas la mejor inversión que puedes hacer está en ti mismo

¿Cómo invertir en ti mismo?

Fácil, hay muchas cosas que se pueden hacer, pero lo más importante es:

  • Preparación constante. Hay cursos, conferencias, libros, podcasts y muchas maneras de prepararte, no solo en el tema central de tu emprendimiento, sino en administración, gerencia, liderazgo, finanzas, tecnología… y mucho más. Lo importante es que cuando decides invertir dinero en estas capacitaciones, lo hagas reconociendo que alguien puede saber un poco más que tú o algo que tú no sabes y necesitas. Ten una actitud positiva y un corazón dispuesto a la enseñanza que recibirás. Errar es de humanos, pero corregir es de sabios… dice un dicho popular.
  • Descansa. Sabemos que cuando emprendemos debemos estar un paso delante de todo y siempre dispuesto a hacer de todo. Que no podemos pensar en nada más que en sacar adelante nuestro negocio y sí, es cierto que nos embarga el estrés o el cansancio, pero en el afán de hacer que todo funcione nos olvidamos de nuestro cuerpo y mente. Tranquilamente y sin temor a ningún reproche, puedes tomarte el tiempo para almorzar sin mirar al teléfono y también puedes descansar un día a la semana. No somos robots que funcionamos sin cansarnos, nuestro cuerpo necesita el reposo y más que el cuerpo, la mente. Tómate un día, descansa, y verás que tendrás mejores ideas y si estás resolviendo un problema, todo fluirá mucho mejor.
  • Ejercítate. El ejercicio energiza el cuerpo y la mente. Además de que te ayuda a mantenerte en forma, puede ayudarte a drenar todo aquello que esté en tu mente. También te ayudará a evitar algunas enfermedades que puedan mantenerte lejos de tus proyectos en el futuro.
  • Sé agradecido. ¿Y cómo puede ser esto una inversión en mí? Pues, ser agradecido te ayuda a abrir puertas con clientes, proveedores, inversionistas, colaboradores, amigos y familiares. Cuando agradecemos y tenemos esa actitud de siempre mostrar gratitud, a las personas les gusta, será un gusto compartir contigo y muchos pensarán en ti antes que en los demás. Esto puede ser muy beneficioso en tu emprendimiento.

¿Por qué invertir en ti mismo?

Así como en cualquier negocio, lo que inviertes tendrá su resultado en cierto tiempo, pero definitivamente es un resultado a futuro. Lo mismo sucede cuando invertimos en nosotros, todo lo que podamos hacer para nosotros hoy estará formando a una mejor versión de ti mismo para mañana.

Madurar y ganar sabiduría no se logra de la noche a la mañana, pero sí es una práctica diaria que puedes ir desarrollando para ver los resultados más pronto que tarde.

Algunos atributos que adquirirás al invertir en ti mismo pueden ser: satisfacción, motivación, confianza, oportunidades de negocio, conexiones, salud, conocimiento y hasta podrás descubrir cosas de ti que no sabías.

Todo eso definitivamente ayudará al crecimiento de tu emprendimiento y a que puedas inclusive expandir o poner por obra las ideas que vengan a tu mente y corazón.

Ya sabes, invierte en tu negocio, pero no te olvides de invertir en ti mismo.

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Modo Emprendedor

3 conflictos más comunes de emprender con tu pareja

Estar juntos las 24 horas del día, en casa y trabajando puede venir con retos y crear algunos conflictos por causa de la confianza, lo mejor es aprovecharla

Publicado

el

No te dejes llevar por el conflicto, aprovecha la confianza

Cada día vemos más parejas que están emprendiendo juntas y creemos que seguirá siendo una tendencia. Pero, a veces no es fácil cumplir con el rol de esposo (a) y el rol de compañero de trabajo/jefe y pueden surgir algunos conflictos.

Puede que la confianza que existe por el matrimonio o noviazgo se cuele en los negocios y a veces salimos heridos o molestos. Y es que precisamente de esta confianza debemos hacer uso para poder dejar todas las cosas en claro y las cartas sobre la mesa desde un principio.

Es por ello, que queremos hablarte de los conflictos mas comunes que se presentan cuando emprendemos con nuestras parejas.

Conflicto #1. Solo se habla de trabajo

¡Oh sí! El día a día y las responsabilidades del emprendimiento te pueden absorber por completo y es de lo único que hablas día y noche.

Y está bien que aprovechen algunos ratos tranquilos, computadoras apagadas y celulares en silencio para discutir algunos asuntos de negocios, pero eso puedes hacerlo dentro del tiempo de trabajo, con reuniones planificadas.

Estamos seguros de que después de una larga jornada, tu pareja querrá liberar el estrés de alguna otra manera: tomando un café, viendo una película o practicando algunas de sus actividades favoritas para hacer juntos o por separado.

Puede ser complicado no hablar de trabajo, pero debemos hacer el esfuerzo de separar los tiempos: un tiempo para hacer negocios y otro tiempo para compartir en familia.

Conflicto #2. Mezcla de finanzas

Si creías que el punto anterior era complicado, déjame decirte que el tema de finanzas siempre, siempre puede ser más complicado.

Si no cuentas con un administrador y contador para tu empresa, terminarás haciendo una mezcla de las finanzas de la familia con las del emprendimiento. Esto puede suponer un problema porque comienzas a salirte de presupuesto, disponer de los ahorros y tal vez, direccionar de manera incorrecta las inversiones.

¿Qué pasaría si sacarás el dinero de la familia para algo de la empresa y después no puedes cumplir con alguna responsabilidad personal? Es por ello, que es mejor cuando hay cuentas bancarias separadas y profesionales involucrados para ayudarte a mantener tus finanzas en orden.

Conflicto #3. Celos profesionales

Este punto sí que nos pone a reflexionar: ¿existen los celos cuando se trata del trabajo? Pues sí. Así como existen en la pareja (hablamos de celos, no de obsesiones enfermizas), lo que nos ayuda a sentirnos amados y deseados por nuestro esposo (a) o novio (a); también los hay en el ámbito laboral/profesional.

Si alguno de los dos está cerrando un proyecto, una venta o hace algo positivo, no te sientas celoso, eso que pasó termina siendo un logro de ambos. Tampoco te sientas menos que esa persona solo porque lo logró primero o su alcance fue mayor que el tuyo.

No te dejes llevar por el conflicto, aprovecha la confianza
Los logros son de ambos, celebren juntos como pareja

Para eso cada uno desempeña un rol dentro del emprendimiento y los logros que cada cual obtenga, se celebran juntos. Felicítale, anímale a seguir adelante, motívale a ir por más y no quedarse allí. Gócense juntos porque como pareja son uno solo en la casa y en el trabajo.

Puede que existan otros conflictos, pero lo que sí podemos asegurarte es que, con el tiempo, el amor y la confianza que se tienen el uno al otro, las cosas se alinean para que ambos alcancen sus sueños y lleguen a dónde quieran llegar.

No se deje llevar por el conflicto, la madurez y el respeto le ayudará a mantener una sana relación de pareja y laboral.

Continuar Leyendo

Modo Emprendedor

7 pasos para tener una reunión productiva

Tomarse el tiempo para tener reuniones con tu equipo, cliente y colaboradores siempre traerá mejores resultados y crecimiento

Publicado

el

7 pasos para tener reuniones productivas

Una de las cosas que ayuda en el desarrollo y aplicación de procesos en un emprendimiento es la comunicación. Tomarse el tiempo para tener reuniones con tu equipo, colaboradores y hasta clientes siempre traerá mejores resultados y crecimiento.

Pero no toda reunión puede ser productiva, especialmente si no se toman en cuenta algunos aspectos importantes para que no solo fluya la comunicación, sino también las ideas y se observen resultados concretos.

Pasos para una reunión productiva

  1. Escribe tu agenda previamente. Indiferentemente de la periodicidad con la que tengas tus reuniones, es indispensable tener tu agenda en mano. Anota con antelación los temas a tratar e inclusive escribe tus ideas para mejora, innovación y hasta resolución de problemas. Anota todo.
  2. Comienza tu reunión con alguna anécdota positiva. Esto ayudará a que se corte la tensión o el nerviosismo que alguien pueda sentir. Alguna noticia buena, positiva o motivadora pondrá a todas las personas con un ánimo diferente y un corazón dispuesto a escuchar, participar y recibir de la mejor manera toda la información que se vaya a dar.
  3. Sé breve y directo. No hay nada más tedioso que darle vueltas a un asunto, es mejor ser directo porque las personas entenderán mejor lo que quieres decir. También evitarás que los asistentes a la reunión desvíen su atención mientras hablas de otros temas o te demoras en llegar al punto.
  4. Toma en cuenta el tiempo. Si bien es cierto que a los latinos nos gusta hablar, en las reuniones debemos buscar ser productivos y no extendernos mucho hablando de cosas que nada tienen que ver son el tema de la reunión. Es probable que cada quien tenga otras responsabilidades y solo hayan separado el tiempo que se dijo.
  5. Escucha. Después que hayas expuesto un punto permite que los demás convocados puedan expresarse, especialmente si están en tormenta de ideas o creando estrategias. Todos tienen un punto de vista diferente que puede ayudar en beneficio de tu emprendimiento. Una vez que todos hayan intervenido, sigue con el siguiente punto en la agenda. Si lo prefieres, también puedes cubrir todos los puntos y al final dedicar un buen tiempo a escuchar lo que el equipo tiene para decir.
  6. Da indicaciones. Siempre es positivo que cada persona entienda qué hace en la reunión. Así que puedes dar indicaciones a cada quien conforme a su valor dentro del equipo. Asigna tareas específicas a personas en particular para que cada quien sepa qué debe hacer y cuándo entregarlo. De esta manera podrás hacerle un seguimiento después a las tareas.
  7. Una vez hayas hecho todo lo anterior, no te queda más que despedirte. Pero debe quedar establecido el compromiso de hacerle seguimiento a todo lo acordado durante este tiempo.

Algo importante a considerar es que las reuniones virtuales requieren de una mayor precisión del líder, ya que fácilmente la atención de los participantes puede verse afectada por el entorno y hasta por cómo va el hilo de la conversación.

7 pasos para tener reuniones productivas
Las reuniones virtuales vienen con sus propios retos porque se debe mantener la atención de los participantes en la conversación

¿Cómo sabemos si la reunión no es productiva?

  • Cuando el líder no hace más que hablar de cualquier cosa, menos del tema principal de la reunión.
  • Cuando no hay una agenda y todos hablan al mismo tiempo.
  • Cuando los convocados están dispersos o distraídos.
  • Cuando se extiende por mucho tiempo y las personas están pensando en el resto de su día, por ejemplo.
  • Cuando no hay respeto hacia el líder o hacia los convocados.
  • Cuando simplemente no hay conclusiones, ni resultados para hacer seguimiento.

Toma en cuenta que no todos tienen que ser convocados a una reunión, se puede invitar solo a aquellos cuyas áreas de trabajo están dentro de los puntos de la agenda. Si los llamas a todos, los demás podrán indisponerse y hacer que su actitud te sabotee la reunión.

Así que sabiendo lo que puedes hacer y lo que no debes hacer, es tiempo de que reflexiones en cómo han sido tus reuniones y si estás haciendo el mejor uso de tu tiempo y del tiempo de los demás.

Te aseguro que estas juntas periódicas pueden ser una muy buena estrategia para que tu equipo y emprendimiento crezcan, pero solo si sabes aprovecharlas de la mejor manera posible para todos.

Continuar Leyendo

Modo Emprendedor

La experiencia evaluada es la curva de aprendizaje al éxito

La experiencia evaluada puede cambiar positivamente el futuro de tu emprendimiento y también el de tu vida personal

Publicado

el

La experiencia evaluada en 3 pasos mejora tu emprendimiento

Hay una diferencia entre la experiencia y la experiencia evaluada. Muchas personas nos han dicho a lo largo de los años que la experiencia juega a nuestro favor. Que esta funciona para la toma de decisiones en cuanto a nuestra vida personal y también en los negocios.

Pero de acuerdo a líderes empresarios, la experiencia que más nos ayuda es la experiencia evaluada. Cuando pasamos por alguna situación y seguimos adelante sin tomar nada más en cuenta, simplemente es una vivencia. En cambio, si aprendemos de esa vivencia se convierte en una experiencia.

¿De qué se trata la experiencia evaluada?

Su fin es mejorar algo, ayudar a encontrar la mejor estrategia para que una experiencia nos ayude a tener mejores resultados. Por ejemplo, si ofrecemos un servicio, la experiencia del cliente puede ayudarme a ver cómo es mi servicio.

Al analizarla y evaluarla, bien sea que el cliente nos dé su opinión o que meditemos en nuestros procesos, atención o servicio, podremos encontrar si hay alguna falla y por supuesto, trabajar en mejorar.

Aunque parezca difícil de creer, muchas personas fallan en sus emprendimientos, negocios y hasta en su vida, pero lamentablemente al tomar por sentado, todo lo que una falla puede enseñarnos, siguen adelante y caen en un círculo vicioso de constantes fallas.

Pero, como somos emprendedores que buscamos el éxito, te vamos a dar algunos tips para que puedas entender la importancia de evaluar nuestras experiencias si estamos fallando en algo.

La experiencia evaluada en 3 pasos mejora tu emprendimiento
Debemos identificar, evaluar y tomar acciones deliberadas como resultado de esa evaluación

¿Cómo lo hacemos?

  • Identifica la experiencia. Es necesario saber qué es lo que queremos evaluar. No solo esperes que alguien te dé una queja o te haga un comentario negativo, tú mismo puedes pensar a diario en cómo fue el día e identificar si fallamos o si hay algo que pueda mejorarse.
  • Evalúa. Ya identificada la experiencia, o el caso en particular, comienzas a cuestionarte y preguntarte qué puede salir mejor, por qué obtuvimos ese comentario o por qué crees que hace falta algo por qué fallamos. Si trabajas con un equipo de personas, reúnete con ellos y comiencen a evaluar entre todos. Recuerda que cada cabeza es un mundo y todos podemos tener perspectivas diferentes.
  • Toma acción. O varias acciones si es necesario. La idea es que no te quedes con esa evaluación y listo, sino que hagas algo para mejorar o cambiar lo que acabas de evaluar. No es productivo invertir tiempo y esfuerzo en hacer una evaluación si no vamos a solucionar la falla. Habla con tu equipo, busca la opinión de expertos en el área, de personas confiables que tengan conocimiento y criterio para que tomes la decisión de cambiar una estrategia, un proceso o la manera de brindar el servicio (o producto).

Algunas cosas que podemos aprender de la experiencia evaluada

En caso de hacer una evaluación porque estamos fallando en algo, te presentamos una lista de cosas que podemos aprender de las experiencias:

  • Te das cuenta de que un error no es el final del mundo
  • Aprendes a reorganizar tus prioridades
  • Le das más valor a las cosas, personas, etc
  • Te hace más compasivo (te conectas mejor con los demás y dejas de pensar solo en las ganancias)
  • Mejora tu perspectiva financiera
  • Te ayuda a revisar constantemente tus procesos
  • Aprendes con quién cuentas realmente
  • Desarrollas nuevas maneras de lidiar con tus emociones
  • Te ayuda a organizarte mejor
  • Permites que otros te inspiren y te ayuden

¿Qué más necesitas para caminar en pos del éxito? No importa si fallas, eso solo te hará mejor y al evaluar tus experiencias podrás encontrar la mejor solución. ¡Tu experiencia evaluada es la curva de aprendizaje de tu éxito!

Continuar Leyendo

Tendencias